Ya Espectáculos

Teen

Esther Acebo: “La casa de papel es una serie para triunfar en el extranjero”

Esther Acebo (Madrid, 1983), en estos últimos meses se ha convertido, por méritos propios, en una de las actrices de moda del panorama televisivo español e internacional.

La joven triunfa interpretando a Mónica Gaztambide en «La casa de papel», la «mejor serie española» de todos los tiempos según el prestigioso portal IMDb. Pero además, acaba de protagonizar «Baraka», un cortometraje sobre la guerra de Irak que fue seleccionado para el Festival de Tribeca y que se quedó a las puertas de ganar el Goya. Todo «un sueño», como lo califica la intérprete al otro lado del teléfono mientras atiende al medio español ABC. «Todo esto es un regalo. ¡Es alucinante! ¡Increíble!», asegura.

En «La casa de papel», su personaje va ganando protagonismo capítulo a capítulo a un ritmo tan frenético como el que sigue la serie. Su trabajo en la misma, de hecho, le ha hecho estar nominada a Mejor Actriz Revelación del año en la 27ª edición de los Premios de la Unión de Actores y Actrices españoles, que se disputará junto a Sandra Escacena, la joven de 16 años protagonista de «Verónica», y con Itziar Castro, de «Pieles».

Un camino difícil

Sin embargo, su camino hasta el éxito no ha sido fácil. «Llevo toda mi vida dedicándome a la interpretación», confiesa a este medio. «Hice teatro en el cole, en el instituto, en la Universidad, anuncios publicitarios, cortometrajes… actuar era mi hobby, pero convertirlo en mi profesión era muy difícil», recuerda. Por ello, decidió estudió Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en la Universidad de Castilla-La Mancha. «¡La gente que estudiamos deporte acabamos haciendo las cosas más pintorescas!», afirma con alegría.

Pero la actriz nunca dejó de lado su faceta más artística. «Mientras estudiaba la carrera, seguía en mi escuela de interpretación. Siempre tuve claro que quería ser actriz y por ello no desesperé. Estuve en muchas obras de teatros, con ensayos muy duros, sin cobrar y haciendo cosas para niños pequeños. Hubo momentos duros, pero con el tiempo fui entendiendo que esto era una carrera de fondo», señala.

En base a su constancia, le llegó su primera oportunidad en televisión: presentar el programa infantil «Kosmi Club» en Castilla-La Mancha Televisión. Algo que le surgió «de casualidad, por un anuncio en la prensa». Hizo la prueba y la cadena pública manchega apostó por ella. Allí estuvo casi cuatro años. «Aprendí muchísimo. Sobre todo a estar delante de las cámaras, que es muy importante», rememora. En el formato, además, podía dar rienda a su faceta preferida: la de interpretar, pues allí «hacía sketches» y «se disfrazaba». Su éxito en Castilla-La Mancha Televisión –donde también cubrió la Cabalgata de Reyes durante tres años– le llevó a fichar por el canal de pago Cosmopolitan para presentar el informativo «Cosmonews». Tras ello, dio el salto a Non Stop People, el canal juvenil de Movistar+, también como presentadora.

Entre tanto, siguió haciendo sus pinitos en la interpretación y debutó en la televisión en abierto nacional, con papeles episódicos en «Ángel o demonio» (Telecinco) y en la webserie de Antena 3 «Madrid DF». Además, le llegó otra buena oportunidad: saltar al cine de la mano de Ricardo Dávila con «Los encantados», aunque la película no llegó a la gran pantalla «porque no tuvo financiación» y tuvo que estrenarse a través de internet.

La fiebre de «La casa de papel»

Poco a poco, la intérprete iba mostrando sus credenciales, hasta que hizo el casting para «La casa de papel». «Cuando me pasaron la historia de la serie, me encantó, aunque intenté olvidarme de las pruebas después de hacerlas, por supervivencia emocional… pero me llamaron», confiesa emocionada, tras lo que puso fin a su etapa en Non Stop People. «Y todo el mundo lo entendió, porque sabían que quería dedicarme a esto», enfatiza, aunque no termina de acostumbrarse a haber cambiado el micrófono por el set de rodaje. Igual que en su momento hicieron otros actores, como Antonio Garrido o Silvia Abril. «Cuando voy a eventos y veo a periodistas, me parece súper gracioso, porque es como que he pasado al otro lado, como que he cruzado la línea», cuenta entre risas.

Todavía hoy, la joven sigue en shock. «Cuando me llamaron, aluciné. No me creía que tuviera un personaje fijo en una serie de prime-time. ¡Pero es súper bonito! Ir a comprar el pan y que la gente te reconozca… ¡Es tremendo!», apostilla. Sin embargo, a pesar del éxito que la serie está teniendo a nivel internacional, no ha triunfado tanto en España. «Hablaba un día con un compañero que esta era una serie hecha para triunfar en el extranjero, porque aquí se emitía bastante tarde y la historia era arriesgada, diferente a lo que está acostumbrado al espectador español», comenta al respecto.

La joven y su compañero no se equivocaban. Netflix compró la serie, y pronto se convirtió en «un fenómeno increíble» en todo el mundo, cuyo éxito «espectacular» le ha llevado a inspirar disfraces en los Carnavales de Brasil e incluso un tifo en la primera división de fútbol de Arabia Saudí, en el partido de la pasada semana entre el Al-Ittihad y el Al-Shabab. «¡Incluso se disfrazaron de mí, con mi mismo pelo!», cuenta emocionada, mientras señala que el fenómeno de la serie lo ha sentido especialmente en sus redes sociales, donde en solo unos meses se ha disparado su número de seguidores, hasta rozar los 300.000 en Instagram. «Es alucinante ver que cada día miles de personas ven todas las cosas que comparto y me dan ánimos y felicitan por mi trabajo», considera.

Catapulta al éxito

De la mano de Mónica Gaztambide, un personaje que le ha «aportado y enseñado muchísimo», la intérprete reconoce que ahora puede «acceder a puertas» que antes tenía cerradas. Igual que compañeros suyos de reparto en «La casa de papel», como Úrsula Corberó (que ha fichado por la segunda temporada de la internacional «Snatch») o Jaime Lorente, María Pedraza y Miguel Herrán, que estarán en «Élite», la segunda serie española original de Netflix tras «Las chicas del cable». «Ojalá esta serie también sea un trampolín para mí. La verdad que trabajar en ella ha sido genial, sobre todo por su trama y por la buena conexión y el buen grupo que creamos entre todos», confiesa.

Por lo pronto, en los próximos meses seguirá vinculada al teatro. Protagonizará «Frankie & Johnny», el nuevo proyecto de Magüi Mira, así como la obra «Anoche soñé que me soñabas». Además, también hará el cortometraje «En algún lugar en Rusia», de Néstor Ruiz Medina, el director de «Baraka», así como otros proyectos «de los que todavía» no puede hablar. Aunque viendo lo visto, no sería de extrañar que entre ellos hubiera otra gran producción, a la altura de «La casa de papel».

Dejar un Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top