Ya Espectáculos

Teen

El fenómeno “Doll face”: la nueva estética de las famosas

El fenómeno “Doll face”: la nueva estética de las famosas

Si no fuera porque la tevé las ha visto crecer, cualquiera diría que son hermanas separadas al nacer. Sin embargo, lo que las une no tiene que ver con el ADN, ni con la fama, sino con sus similitudes físicas producto de sus tratamientos estéticos. Guillermina ValdesCeleste Cid y Candelaria Tinelli parecen clones. Chicas con rostros de muñeca. Celebrities que a lo largo de los años, y más allá de que casi ninguna de ellas lo ha admitido, se han sometido a tratamientos de belleza que han logrado transformarlas en un calco. En un rostro de época que intenta alejarse de las cirugías y que apuesta a procedimientos no invasivos con productos no permanentes para lograr mantener la naturalidad. Son el fenónemo Doll face.

“En esta foto tiene un aire a Guillermina”, fue el comentario de una seguidora de Candelaria Tinelli en su cuenta de Instagram. La imagen mostraba a la hija de Marcelo Tinelli con una esbelta sonrisa. Pero fue la similitud con la pareja de su padre la que acaparó la atención de los internautas.


Lo mismo le sucedió a Valdes. En una imagen en sus redes sociales, la empresaria mostraba su nuevo cabello castaño. Las comparaciones con Candelaria no tardaron en llegar. “Parece la hermana de Cande”, escribió un seguidor.

Lo cierto es que las mujeres comparten un parecido físico y algo más. Hay quienes dicen que desde la llegada de Valdes a la casa del conductor, en el 2014, la hija de Marcelo comenzó una metamorfosis de la mano de distintos tratamientos de belleza, que incluyó una rinoplastía, y le dio el toque redondeado a su nariz. “No tengo nada que ocultar. Lo que sí hago es cuidarme mucho la piel, voy una vez por semana al dermatólogo. Me pongo cremas”, confesó la hija de Tinelli en el 2016.

Tampoco Guillermina se ve igual. Y aunque niega haberse hecho alguna cirugía, hace unos años dijo que se había animado al botox. “Hace un tiempo me puse, pero ya no tengo. Probé y no me gustó. ¡No podés mover la frente!”, se quejó en una entrevista. Sin embargo, es sabido que las mujeres del clan Tinelli son adeptas a los tratamientos del dermatólogo Fabián Bottegal. El especialista es el elegido por la mujer del conductor, además de otras mujeres del establishment como Juliana Awada.

Lo más curioso es que a Valdes también se la ha comparado con Celeste Cid. Mejor dicho, con la nueva versión de la actriz. Desde que la mujer de Michel Noher se mostró en la tira “Las Estrellas”, a comienzos de año, los comentarios sobre un retoque en sus labios no pararon en llover. “Alguien tuiteó que cada vez más me parecía a Lía Salgado, y como Lía alguna vez dijo que se parecía a Julia Roberts, yo sería como una prima lejana de Julia. Pero eso no tiene que ver con mi persona y mi realidad”, dijo, sin vueltas, Cid.

Aunque las famosas parecen desconocer a sus hermanas de bisturí, lo cierto es que conforman un prototipo de rostro típico de época. Basta con distinguir sus rasgos, que parecen haber sido sacados del mismo molde: cara ovalada, pómulos con forma de manzana, ojos grandes, cejas tupidas, boca pulposa (el labio inferior más grande que el superior), y una nariz pequeña y con la punta redondeada. Estas serían las características que responden a los rostros cool más codiciados según los especialistas. Aunque, para algunos expertos, en estas celebrities, estas características estarían exacerbadas, lejos de los que las mujeres piden en los consultorios.

“La belleza está determinada por rasgos característicos de las diferencias étnicas. Pero todas comparten el estar determinada por un análisis matemático llamado ‘Golden Ratio’”, explica el dermatólogo Christian Sánchez Saizar, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología. Este análisis consiste en determinar las medidas específicas del rostro, por ejemplo, qué distancia de separación tiene el ancho de la cara. “La cara de estas famosas responden a estas medidas”, agrega Sánchez Saizar.

En tanto, la cirujana plástica Mónica Milito cuenta que el efecto de estas celebrities con rostros parecidos tiene que ver con tratamientos contra el envejecimiento en pieles jóvenes. “Son mujeres jóvenes, los tejidos están bien puestos. Y cuando se hacen tratamientos con rellenos, sin tener arrugas, queda el efecto de cara de chanchito”, opina la médica.

Los especialistas en estética, además, coinciden en que el modelo de belleza hoy es el que se acerca a lo natural. Lejos quedaron los rellenos y las caras de efecto plástico que proporcionaban las siliconas o el botox (ver recuadro). En palabras de la dermatóloga Lilian Demarchi: “Hoy se busca una cara fresca, que casi no se note la mano del experto”.

 

Fuente: Noticias

Dejar un Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top