Ya Espectáculos

Bomba

La sorprendente transformación de una de las figuras más queridas de la tele

Malena Guinzburg siempre hizo humor acerca de su estética. Sus monólogos en el teatro versan en torno a “su gordura” y supo sobrellevar los pudores y complejos a fuerza de chistes. No es fácil en una sociedad donde “ser delgado” es casi imprescindible para triunfar.

Esta tarde, Malena sorprendió con una foto de su increíble cambio estético: sí, está mucho más flaca y acerca de ello escribió una carta en la que no solo habla del camino que transitó, sino que revela la dieta que le permitió perder kilos sin sufrir:

Esta es otra selfie más, pero me cuesta escribir el epígrafe.

Desde hace un tiempo, cuando subo una foto mía (qué obviamente elijo entre cientos que me saco, como hacemos todos) me dicen que me ven mucho más flaca, me preguntan qué hice y, algunas, me putean si no les contesto.

Me es raro hablar de eso, me da pudor, me da poco humilde, y ¡me da miedo volver a engordar!

Pero, de verdad, hay chicas que me escriben desesperadas, diciendo que están muy angustiadas y que están engordando, que las ayude, etc.

Hice miles de dietas durante toda mi vida, desde que soy chica. Fui a todos los médicos, a grupos, probé todas las balanzas de todos los consultorios y comí miles de gelatinas light. Le eché la culpa a la tiroides (estoy operada), a la retención de líquidos y a los genes.

Me reconozco gorda mucho más que flaca. Sufrí bullying toda la vida. Escribo monólogos haciendo humor sobre el tema, sobre mis complejos. Me es un desafío no hacer más eso. Gustarme. Y no quiere decir que uno no pueda gustarse con kilos de más, al contrario. Sólo hablo de tener un cuerpo más parecido a lo que YO quiero. A sentirme cómoda.

¿Qué hice? En Marzo me pasaron un libro que se llama “La dieta del metabolismo acelerado” de Haylie Pomroy. Lo pueden googlear y bajarlo gratis. Simplemente, durante 28 días hice la dieta que dice ahí. Sin harinas, sin lácteos, sin alcohol, sin productos light, etc.

Me cocinaba, me ocupaba y no me fui de la dieta ni un día. Apenas la terminé me tomé unos whiskys para festejar y me emborrache bastante, ¡feliz! (esa parte no la dice en el libro). En ese mes bajé 5kg. aproximadamente.

Después de esos 28 días volví a una vida más normal pero no como harinas. A veces, cuando tengo muchas ganas. Pero trato de que no.

No me es tremendo. No me cuesta horrores. No soy una infeliz.

Ando mucho en bici, hay días que me hago 40 km. Hago yoga (es mi terapia para cuerpo y cabeza), ahora retomé tenis y empecé electrofitness. Ah, y ¡me como mis buenos chocolates!

Eso es un poco lo que hice… espero que les sirva y GRACIAS GRACIAS GRACIAS por las cosas lindas que me dicen, de verdad.

Dejar un Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top