Ya Espectáculos

Revista

Te presentamos a Valeria Llaneza, la bella actriz argentina que triunfa en Broadway

Con tan solo estar cinco minutos, uno se da cuenta la energía que tiene. Alegre, inquieta, divertida y curiosa; ningún adjetivo es exagerado para hablar de esta leonina que hace honor a su signo. Mente, cuerpo y alma fluyen con facilidad y hacen que el living de su casa se llene de magia. Admirando su pasado y observando su presente, es notorio ver como su camino de decisiones se construye marcando a paso firme su trayectoria. Habiendo iniciado su carrera artística a los 16 años, hoy nos encontramos con una actriz éxitosa, quien sin perder su humildad, nos abre las puertas de su departamento en la ciudad de Nueva York para contarnos sus comienzos y como hizo para dejar de ser una chica de barrio y convertirse en una actriz consagrada de Broadway.

La llegada de Valeria Llaneza a Nueva York fue una puerta hacia nuevas oportunidades, desde conectarse con reputados profesionales del ambiente internacional hasta consolidar su carrera artística. Al poco tiempo de llegar, tuvo el honor de formar parte de “Let’s Broadway” producida por la compañía llamada Marquee, en donde tuvo el honor de cantar como solista. También tuvo el privilegio de ser la protagonista en una de las obras presentadas por “Thalia Festiva”, la obra llamada Pool Scum dirigida por Alice Camarota. Ella vino por todo, y es por eso que al terminar esta obra no dudo en aceptar el cargo de producción y stage manager en el espectáculo “Falling Angel” teniendo así la posibilidad de trabajar en el Skirball Theater for the Performing Arts, uno de los teatros mas lujosos de la Gran Manzana. Finalmente, su verdadera vocación volvió a llamar la puerta dándole el papel protagónico de Doňa Chola en “A Tango for Tita”, dirigida por Mariana Buoninconti.

Es evidente que su vida gira en torno al teatro. Ya sea como actriz, cantante, asistente de dirección o en la producción, nunca dejó de estar ligada a lo actoral. En Argentina se la pudo ver en “Barbie Live, las aventuras de las princesas”, la cual fue presentada en uno de los mejores teatros de Buenos Aires (Teatro Opera), con gira por toda Latinoamérica. También protagonizó “Obras cortas de Julio Chávez”, “Solas, pero no tanto”, ” ¿Me amás?, ¡¿me amás?!, ¡¡¿me amás?!!”, “8 Femmes”, “Maté a un tipo”, “María de Buenos Aires”, y “Diamantes en el Paraíso”, entre otras.

Ya desde muy joven se veía influenciada por sus dos abuelas quienes además de enseñarle a bailar, la introdujeron en la cultura musical española. Encargada de organizar shows para su familia en las fiestas de fin de año y haciendo de coreógrafa para que toda su familia baile al ritmo de la música, con tan solo cinco años ya mostraba sus dotes artísticas. Fue a los 12 años que tuvo que tomar una de las decisiones más importantes de su carrera. Hasta ese momento, se dividía las tardes entre clases de Karate y de comedia musical. Pero el día en el que una competencia de Karate coincidió con una presentación de comedia musical, puso a prueba su amor por ambas disciplinas. “Todo sucede por algo”, dice, y fue por eso que no dudó cuando tuvo que tomar la decisión de dejar Karate y dedicarse de lleno a la actuación. “El deporte y el trabajo del actor van muy conectados y el karate por momentos lo tengo muy presente. Aunque uno lo relacione con peleas y películas de acción, para mí no lo es. Hoy en día, cuando me encuentro ensayando se me vienen imágenes o momentos de esas épocas que me revelan determinados conceptos del trabajo a realizar”, cuenta con un dejo de nostalgia.

Ya de adolescente, tomó clases en la escuela llamada B’Way, ubicada en Haedo, su barrio natal y en el que vivió hasta mudarse a Nueva York. Al terminar el colegio, comenzó la carrera de dirección en la Universidad de Palermo. Al mismo tiempo que tomaba clases de actuación en la escuela de Julio Chávez con Lili Popovich. Dato no menor, dado que allí fue donde se dio cuenta que para ser directora, primero tenía que estudiar el mecanismo del actor. Es por eso que luego de un año de dirección, decidió cambiar a la carrera de Licenciada en Arte Dramático en la Universidad del Salvador en donde se graduó y logró la Licenciatura.

“No importa si voy al cine, leo, salgo a comer o me junto con amigas, siempre estoy observando el comportamiento de la gente, nunca se sabe quien te puede dar una gran idea para el personaje que estás componiendo”

Por las mañanas asistía a la Universidad y durante la tarde/noche realizaba talleres y cursos de teatro, Tap, danza y canto. Sus días eran interminables. Se levantaba a las seis de la mañana y terminaba a las doce de la noche. Recuerda que su mamá la iba a buscar cuando terminaba las clases de teatro a las once de la noche y le llevaba la comida para que pudiera comer en el auto, para que de ese modo, lo único que tenía que hacer al llegar a su casa, era meterse en la cama y descansar. Así comenzó este hermoso sentimiento. Lo que parecía un pasatiempo en la infancia, se convirtió en su profesión, su pasión y su estilo de vida.

Con una trayectoria que la avala, da algunos conceptos que utiliza a la hora de componer sus personajes. “El trabajo de un actor es desafiante”, dice. “Constantemente te estas superando a vos misma. Ya sea a la hora de componer un personaje o de interpretar una canción, el trabajo es el mismo. Hay que explorar las diferentes posibilidades de comunicar lo que uno quiere decir y elegir la mejor manera para lograrlo. Me encanta investigar la historia del personaje, hacer preguntas, escuchar opiniones, todo suma a la hora de buscar información”, agrega.

Su objetivo es llegar a comprender el personaje en todas sus facetas antes de mostrarse en público. En el periodo de ensayos siempre está predispuesta a seguir comprendiendo su personaje, logrando una conexión emocional y entendiendo la esencia del mismo.“Si yo creo en mi personaje el público también lo creerá. Cada presentación es diferentes, porque uno cambia constantemente y porque el público no es el mismo. Si el trabajo lo hiciste, ahora solo falta que confíes en él”.

Aclara que “para un actor no existe el tiempo libre. O por lo menos para mí. Cada ratito que tengo desocupado lo aprovecho, repaso libretos, practico canciones o genero ideas para futuras actuaciones. No importa si voy al cine, leo, salgo a comer o me junto con amigas, siempre estoy observando el comportamiento de la gente, nunca se sabe quien te puede dar una gran idea para el personaje que estás componiendo. Por eso, como actriz me preocupo en investigar el comportamiento humano. Es algo que me fascina.”

Valeria Llaneza, una actriz completa, sólida, centrada y preparada para enfrentar nuevos desafíos. Tanto Argentina como Nueva York han aportado conceptos importantes en su trayectoria, y estar en contacto con los dos estilos de producción, la hacen posicionarse en uno de los niveles artísticos más prestigiosos de estos tiempos.


Desde sus redes Valeria comparte sus trabajos, proyectos y experiencias artísticas. Para darle like o follow, podes buscarla en:

Twitter:@LlanezaValeria
Instagram: LlanezaValeria
Facebook: LLaneza Valeria

Dejar un Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top